Principales Columnas

El flaco lado del delegado
En Milenio, el periodista Carlos Marín, habla sobre las declaraciones realizadas por Patricia Mercado, Secretaria de Gobierno de Ciudad de México respecto al actuar del delegado de Tláhuac, Rigoberto Salgado, quien dice desconocer las actividades de narcomenudeo en su demarcación a pesar de ser nativo de la delegación, haber estado presente en diferentes etapas de gobiernos y ser el actual delegado, por lo que escribe que: “sin caer en la vulgar tentación de partidizar el caso, la Secretaria de Gobierno de Ciudad de México, Patricia Mercado, arroja luz en el turbio comportamiento del jefe delegacional en Tláhuac: Joaquín López-Dóriga le preguntó ayer […]: —¿Cómo va a hacer la denuncia el delegado Rigoberto Delgado, si dice que no hay narcomenudeo? —Me llama la atención, porque eso está probado —respondió la funcionaria, y argumentó: ‘Nos tiene que ayudar a la investigación, tanto la de Procuraduría General de la República como de la Procuraduría de Ciudad de México, con información. Él es nativo de ahí, tiene toda su vida ahí, ha participado en diferentes gobiernos, es ahora el jefe delegacional y le hemos pedido: Tienes información. No es posible que no conozcas tu territorio, por supuesto que lo conoces y a estas organizaciones, estas de los mototaxis, que son de halcones…’. Y dio este dato, por decir lo menos, perturbador: ‘Él dejó de ir a los Comités de Seguridad delegacionales desde septiembre del año pasado (…), no eran de sus prioridades. Dejó de ir exactamente cuando la incidencia delictiva empezó a subir… […]’”.

Por su parte, en el Excélsior, el periodista Jorge Fernández Menéndez, se centra en las declaraciones del Delegado Rigoberto Salgado, en donde se contradice al afirmar por un lado que no sabía de la existencia de “El Ojos”, mientras que en otras declaraciones él mismo asegura haber solicitado ayuda al Gobierno de la capital ante el incremento de la criminalidad en la zona y escribe que: “‘exageran por lo de Tláhuac’, dice Rigoberto Salgado, el delegado de Morena en esa demarcación. Quizás, le parece una exageración destacar que su delegación se haya convertido en el principal centro de narcomenudeo en la capital del país y en varios municipios mexiquenses, o que el grupo criminal que allí se asentaba […] sea el responsable de centenares de asesinatos […] y de, por lo menos, 67 desapariciones de mototaxistas que no aceptaron trabajar para ellos. ‘Yo no sabía de El Ojos’, asegura también el delegado Salgado. Pues ¿dónde vivía? ¿Cómo puede ser que el delegado y cacique de la delegación […] no supiera de El Ojos, un criminal conocido y reconocido públicamente? Inaceptable en alguien que tiene el control político de la delegación desde hace 14 años y que fue, incluso, su jefe de seguridad. […]. Tampoco sabía, dice Salgado, de narcotráfico en Tláhuac. El problema, dice, son los adictos, no los narcomenudistas, como si pudieran existir los primeros sin los segundos. El narco, dice, es tarea de autoridades federales. Pero hace un año, al propio Salgado y al presidente de Morena en la Ciudad de México, Martí Batres, familiares de los 67 mototaxistas desaparecidos les entregaron documentación demandando apoyo para la búsqueda de sus familiares. La respuesta del delegado fue que no tenían que hacer públicas esas acusaciones que sólo desprestigiaban a la delegación y al partido. No hizo nada. […]. Dice que no conocía de la existencia de El Ojos, pero el propio delegado, […] asegura que él mismo pidió ayuda al Gobierno de la Ciudad de México por el aumento de la criminalidad. […]. Hacen coro con Salgado, la delegada de Tlalpan, Claudia Sheinbaum, […] Alejandro Encinas, César Cravioto, Martí Batres y otros dirigentes de Morena, al mismo tiempo que reclaman que las Fuerzas Armadas no intervengan de ninguna forma en la capital del país […] que en realidad la responsabilidad es de Miguel Ángel Mancera, Jefe de Gobierno capitalino y, casualmente, opositor de su partido Morena. Lo cierto es que Mancera, y el Secretario de Seguridad Pública, Hiram Almeida, desde enero estaban trabajando con las fuerzas especiales de la Marina para tratar de localizar a El Ojos. […]. Es verdad que a Salgado no le informaron de esa búsqueda conjunta. Y no lo hicieron, como ocurre en muchos estados y municipios cuando se está detrás de peligrosos delincuentes, porque se sabe del grado de infiltración que tienen las propias bandas criminales en esas estructuras de gobierno. […]”.

Indolentes, cobardes e ineptos
En El Universal, se aborda el tema del socavón en el Paso Exprés de Cuernavaca, que a semanas de que ocurriera el accidente sigue sin tenerse claridad sobre quién fue el responsable, siendo que las autoridades se echan la culpa unas a otras, pasando por el Gobernador Graco Ramírez, el Secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza y llegando las acusaciones hasta el Presidente Peña Nieto, y el periodista Salvador García Soto, escribe que: “indolente el Presidente Enrique Peña Nieto, que ante la tragedia que costó la vida a dos personas no tuvo más que ‘condolencias’ para la familia de Juan Mena y su hijo, desdén […] y parsimonia […], cuando lo que pedían a gritos los familiares y la sociedad era ‘justicia’. Cobarde el Secretario de Comunicaciones, Gerardo Ruiz Esparza, que ante las evidencias de negligencia y corrupción en una obra mal diseñada, mal ejecutada y cobrada a sobreprecio por dos constructoras que no eran las más calificadas, […]. Inepto el gobierno de Graco Ramírez, en donde se limitaron a avisar burocráticamente de las fallas, errores y deficiencias en la construcción y operación del Paso Exprés de Cuernavaca, pero no ejercieron la facultad estatal de clausurar […] una obra que no reunía las condiciones de seguridad para el paso de vehículos automotores, y mostraron todavía más ineptitud cuando, […] sus áreas de emergencia y protección civil no fueron capaces de activar protocolos de rescate rápido y efectivo para salvar con vida a los señores Mena, quienes sobrevivieron al impacto de la caída y murieron por asfixia casi dos horas después, esperando una ayuda que les pudo haber salvado la vida, […]. Y mientras las Secretarías de Gobernación, de Comunicaciones y el Gobierno de Morelos discuten públicamente de quién fue la responsabilidad de detectar las fallas que ya presentaba la obra y prevenir la tragedia […] siguen sin conocerse los peritajes o dictámenes oficiales sobre las causas del socavón, a pesar de que el gobierno prometió que ‘en quince días’ el grupo de expertos designado tendría listo el informe oficial de lo ocurrido. La negligencia federal se confirma con un informe de la Auditoría Superior de la Federación sobre la Cuenta Pública 2015, difundido ayer, y en el que la instancia de supervisión y fiscalización había alertado, desde diciembre de 2016, a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes y a su Órgano Interno de Control, de ‘obras de mala calidad’ en el Paso Exprés y de que funcionarios de esa dependencia instruyeron a las constructoras Aldesa y Epccor a modificar el proyecto original de la obra sin estar autorizados para ello. […]. ¿No es suficiente todo eso para acabar con la indolencia, la cobardía y la ineptitud que hoy dominan desde la Presidencia de la República, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes y el gobierno morelense? ¿Necesitan otra tragedia para asumir sus responsabilidades y actuar con dignidad? ¿O de plano apuestan al habitual olvido de los mexicanos que, cuando venga el nuevo escándalo, ya no se acordarán del socavón ni de sus muertitos? ¿No es tiempo ya, presidente Peña, de hacer juicios, sacar conclusiones y evitar la impunidad en su sexenio? O de plano ese ‘no es tema’ todavía y le tiembla la mano para correr a su secretario-amigo-cómplice”.

Mientras que En El Universal, su columna de trascendidos Bajo Reserva, menciona que ya hay algunos responsables luego de la realización de algunas investigaciones y reuniones de distintos funcionarios en Los Pinos y asegura que: “la orden vino del despacho presidencial, nos dicen: ‘Se necesita una investigación seria y contundente, que deslinde claramente responsabilidades’. Se trata del caso del Paso Exprés de Cuernavaca, […] explican, el Presidente Enrique Peña Nieto instruyó que, […] se resuelva la situación de los familiares de las víctimas, se sancione a los responsables y se restablezca cuanto antes la normalidad en esa vialidad. Nos comentan que ayer se llevó a cabo una reunión en Los Pinos, […]. En esta ocasión, el Secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, explicó los alcances técnicos de la solución que la secretaría a su cargo realiza para reparar el tramo dañado, y dejó claro que los gastos correrán por cuenta del consorcio responsable de la obra. Además, […] presentó los hallazgos de sus propias investigaciones, mismas que ya están en conocimiento de la Secretaría de la Función Pública, y que presumen responsabilidades y omisiones dentro y fuera de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes”.

Contra Venezuela
En La Jornada, el periodista Julio Hernández López, ante las contantes declaraciones de algunos funcionarios mexicanos refiriéndose a la violencia que se vive actualmente en Venezuela, y adoptando criterios similares los de Estados Unidos, escribe que: “y, para confirmar, […] que el actual gobierno mexicano constituye un instrumento más de los titiriteros con sede en Washington, ayer las secretarías de Relaciones Exteriores y de Hacienda y Crédito Público anunciaron el seguimiento en automático de las disposiciones de Estados Unidos contra 13 funcionarios y ex funcionarios venezolanos. El responsable directo de este vergonzoso pasaje de la diplomacia mexicana es Luis Videgaray Caso, a quien se ha llamado en esta columna el canciller de Troya y ha sido un obediente ejecutor de maniobras contra Venezuela, en particular en la Organización de Estados Americanos […], donde el mexicano encabezó diversas acciones en busca de castigar y aislar al régimen de Maduro. El primer párrafo del comunicado de Secretaría de Relaciones Exteriores y Secretaría de Hacienda y Crédito Público es de un servilismo extremo: ‘Con respecto a las sanciones anunciadas por el gobierno de Estados Unidos a diversos funcionarios y ex funcionarios del gobierno de Venezuela por menoscabar la democracia y los derechos humanos en dicho país, así como por participación en actos de violencia, represión y corrupción, el gobierno de México, por conducto de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, informa que procederá en consecuencia, de conformidad con las leyes y convenios aplicables en la materia’. Es decir, México asume como propios los criterios subjetivos de Estados Unidos respecto al citado ‘menoscabo’ […] y respecto a ‘actos de violencia, represión y corrupción’ […]. Más allá de las consideraciones que se tengan sobre la crisis venezolana, su origen y consecuencias; más allá de la valoración que se tenga sobre el gobierno de Nicolás Maduro, resulta lamentable, vergonzoso y peligroso el nivel de sometimiento de la administración Peña-Videgaray a los dictados de la Casa Blanca y conexos”.

Por su parte, en Milenio, el periodista Joaquín López Dóriga, habla sobre un comunicado emitido por la Cancillería y Hacienda, donde se menciona que se actuará de manera similar a la de Estados Unidos en cuanto a las sanciones anunciadas por aquel país, escribe que: “son horas cruciales las que vive Venezuela, me dijo ayer el doctor Daniel Zovatto, uno de los analistas regionales más claros […], refiriéndose a la jornada constituyente del domingo. Estas horas cruciales fueron tensadas por las sanciones que el miércoles anunció el Departamento del Tesoro de Estados Unidos contra integrantes del gabinete de Maduro, jefes policiacos y militares y legisladores por quebrantar la democracia y promover la violencia generalizada contra manifestantes de la oposición y por corrupción. A esto siguió un comunicado de dos párrafos emitido por el gobierno de México, a través de la Cancillería y Hacienda, en el que parece alinearse, de acuerdo al texto, con las sanciones estadunidenses, pronunciamiento al que no encuentro precedente en la historia de la política exterior mexicana. Dice así: Con respecto (sic) a las sanciones anunciadas por el gobierno de Estados Unidos a diversos funcionarios y ex funcionarios del gobierno de Venezuela por menoscabar la democracia y los derechos humanos en dicho país, así como por participación en actos de violencia, represión y corrupción, el gobierno de México, por conducto de la secretaría de Hacienda, informa que procederá en consecuencia, de conformidad con las leyes y convenios aplicables en la materia. Ayer mismo busqué una voz que me explicara en qué consiste la amenaza en línea con el gobierno de Estados Unidos, y qué significa ese actuar en consecuencia contra esos 13 venezolanos. Pero no encontré a nadie dispuesto a hacerlo. […]. A lo mejor hoy tengo mejor suerte y alguien me explica”.

Autos, moda y sinvergüenzas (bis)
En el Excélsior, la periodista Yuriria Sierra, hace una comparación entre los personajes más ricos del mundo y los políticos mexicanos, dejando notar que hay grandes diferencias entre unos y otros, pues mientras los magnates han trabajado y se han esforzado a lo largo de sus vidas por generar sus propias riquezas, y a pesar de sus éxitos no se comportan de manera estrafalaria, por su parte, los políticos mexicanos no tienen la menor preocupación en mostrase extravagantes cada que tienen una oportunidad, tocando casos como el de César Camacho Quiroz, legislador priista hasta actualmente José Carlos Romero Durán, hijo del líder petrolero Carlos Romero Deschamps, y escribe que: “Jeff Bezos se convirtió ayer en el nuevo hombre más rico del mundo, ha desbancado a Bill Gates. Al fundador de Amazon se le calcula una fortuna de mil 100 millones de dólares. Warren Buffett, otro de los millonarios de la lista de Forbes, decidió no heredar a sus hijos su fortuna de 75 mil 300 millones de dólares, sólo les dejará diez millones y el resto será repartido a fundaciones altruistas. […]. Steve Jobs, por ejemplo, siempre fue visto con sus jeans, sus Nike y una playera de cuello alto color negro. […]. Tristemente, si pensamos en ese otro grupo, de los que creen que el poder se luce con excesos, encontramos tantos ejemplos en nuestro país:’Carlos Romero Deschamps le regaló a su hijo un automóvil que, […] es un símbolo del despilfarro y […] también de mal gusto. Un Enzo Ferrari con valor de 25 millones de pesos. […] Ya el año pasado él había dado una nota similar cuando se supo que su hija se daba la gran vida […] viajando por todo el mundo, alquilando aviones privados o en vuelos comerciales, […]; comiendo en los restaurantes más exclusivos, donde una botella de vino puede costar hasta diez mil pesos y vistiendo de las marcas más exclusivas…’, escribí esto en 2013, cuando aquel regalo para su hijo, del hoy senador del Partido Revolucionario Institucional y líder del sindicato petrolero, se volvió nota nacional. Y cómo no iba a volverse un escándalo, si más de medio país vive en pobreza. […]. Desde entonces no hemos parado en sorprendernos: los relojes de 300 mil pesos de César Camacho Quiroz, los viajes en primera clase de legisladores panistas, […]. Al hoy senador del Partido Revolucionario Institucional, antes gobernador de Quintana Roo, Félix González Canto, se le documentaron viajes a Dubái, […]. La misma afición tienen los hijos de Luis Armando Reynoso Femat, ex Gobernador de Aguascalientes, […]. Ni qué decir de la fortuna que se planearon Javier Duarte y su esposa, Karime Macías. En 2009 nos indignamos con los tenis de 11 mil pesos del diseñador Louis Vuitton, de Andrés Manuel López Beltrán, hijo de Andrés Manuel López Obrador. […]. Ayer trascendió que José Carlos Romero Durán, hijo del líder petrolero, fue visto en un Ferrari cubierto de oro en Mónaco. Luego supimos que el auto no era de él, al menos. Semanas antes, a su hermana se le vio casarse en una boda tan ostentosa que sus accesorios […] estaban valuados en dos millones de pesos. Y lo curioso es que lo que despierta este tipo de información es el mismo enojo de siempre: porque vemos a mexicanos cuya fortuna se la deben a su paso por la función pública, […]. Un país con tanta desigualdad no puede tener a estos personajes que se jactan de su chafísima seudo señal de mando y poder. Como si en el tener les aderezara y engrosara sus cualidades como funcionarios… O tal vez porque es la única manera en que se les ocurre tapar la falta de éstas…”.

Mi hijo por los hijos del Chapo, la propuesta de Dámaso
En El Universal, el periodista Carlos Loret de Mola, habla sobre el posible arreglo entre las autoridades de Estados Unidos y ‘El mini Lic’, esto luego de que ayer se entregara de manera voluntaria a las autoridades estadounidenses y escribe que: “las autoridades habían tocado a la puerta. ¿Para qué tirarla, si no tenía escapatoria, […]? La esposa de Dámaso López Núñez preguntó que quien era. Ellos se identificaron, dijeron que traían la orden. Ella abrió y entonces sí ingresaron con todo. El día que llegaron a capturarlo al […] departamento […] en la Ciudad de México donde estaba con su mujer, El Licenciado se metió al baño y tiró sus dos celulares al escusado. Los elementos de élite del Ejército y de la Agencia de Investigación Criminal de la Procuraduría General de la República le pidieron los teléfonos y las contraseñas para acceder a la información contenida en ellos. El Licenciado, […] se negó, pidió unos minutos para despedirse de su esposa y lloró. […]. Estaba abatido emocionalmente, […] Parecía […] que sabía que algún día iba a caer y había pensado cuidadosamente qué hacer, qué decir. Contó del Chapo, […] con cuyos hijos sostenía una sangrienta disputa por el dominio del cártel. Estaba seguro de que Joaquín Guzmán Loera no había hablado mal de él. ‘La bronca es con sus hijos’, les dijo, según me narran. En efecto, El Chapo nunca habló mal de Dámaso López Núñez. El Licenciado se quejó de que Alfredo e Iván Archivaldo Guzmán Salazar querían sacar de la organización a él y a su hijo, Dámaso López Serrano, El Mini Lic. Incluso les dibujó el tamaño del negocio: aseguró que los hijos de El Chapo obtienen siete millones de pesos a la semana sólo por el control del narcomenudeo en Culiacán y otros cuatro por Mazatlán.[…]. Las autoridades, […] , no aceptaron. Le contestaron que a él les convenía decirles dónde estaba su hijo, porque si no, los hijos del Chapo lo iban a encontrar y a matar. No hubo trato. El Licenciado les advirtió que se iba a guardar la información para llegar a un acuerdo con el gobierno de Estados Unidos, seguro de que sería extradidato. Hace unas horas, el hijo, Dámaso López Serrano, El Mini Lic, se entregó a autoridades estadounidenses. Se puede deducir fácilmente qué sigue. La estrategia había sido delineada por el padre”.

En la lista
Siguiendo con el tema de los excesos en políticos mexicanos en el Excélsior, su columna de trascendidos, Frentes Políticos, asegura que: “sobre los excesos de algunos mandatarios se ha visto de todo, desde animales exóticos, residencias en el extranjero, viajes a lugares exclusivos del mundo, caballos pura sangre y más. Ahora, Roberto Sandoval, Gobernador de Nayarit, se sumó a la lista, pues se compró una silla de montar con ornamento de oro de 24 quilates e incrustaciones de diamantes. A dos meses de dejar el cargo, es investigado por la Procuraduría General de la República por presunto enriquecimiento ilícito. Hace unos días pagó un millón 190 mil 322 pesos por la transportación de nueve de sus caballos pura sangre desde Sevilla, España, hasta Nayarit. Sus pendientes: enriquecimiento ilícito, encubrimiento y nexos con el narcotráfico. El ‘candidato del pueblo’ dejará al estado manchado por la poca transparencia, un fiscal incómodo, Édgar Veytia, la pobreza y el desempleo. Sólo por enumerar algunos”.

AMLO, sin cantar victoria
Con el pasar de las elecciones presidenciales, y sus distintas derrotas hoy en el diario Reforma, su columna de trascendidos Templo Mayor, asegura que: “aunque Andrés Manuel López Obrador está echando las campanas al vuelo por lo bien que va en las encuestas, quienes tienen buena memoria dicen que debería esperar a que pongan las gallinas antes de contar los pollitos. A un año de las elecciones presidenciales, tiene una preferencia electoral de entre 30 y 33 por ciento, peeero… andaba más o menos en las mismas un año antes de las dos elecciones que ya perdió. En 2005, por ejemplo, López Obrador contaba con el 36 por ciento de las preferencias; en esos días se ufanaba con el eslogan: ‘Ya ganamos’, pero en 2006 perdió por la mínima con Felipe Calderón. Para 2011, el tabasqueño tenía en el bolsillo al 24 por ciento del electorado, y lo derrotó Enrique Peña Nieto en 2012. Si algo aprendió Andrés Manuel López Obrador de esas experiencias, sabe que todavía no puede cantar victoria”.

Beyond Sport
En Milenio, su columna de trascendidos Trascendió, asegura que: “que el vicecoordinador del Partido Revolucionario Institucional en la Cámara de Diputados, Jorge Carlos Ramírez Marín, se encuentra en Nueva York invitado como testigo de honor en el capítulo México de Beyond Sport, movimiento que promueve el deporte como herramienta social en el mundo. Este ‘hecho histórico’, […], permitirá el patrocinio de grandes marcas para lanzar proyectos sociales relacionados con el deporte en México, además de que propiciará la creación de una organización no gubernamental, sin fines de lucro, que agrupe a las ligas de beisbol, futbol y basquetbol, las diferentes federaciones deportivas y la Comisión Nacional del Deporte, entre otras”.

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s