Principales Columnas

¿Odebrecht pago campaña de EPN?
El caso Odebrecht en México ha hecho que los reflectores de volteen hacia el ex Director de Petróleos Mexicanos (Pemex) Emilio Lozoya Austin, pues este ha sido señanalo por ex directivos de la empresa brasileña como el ‘hombre’ a quien le entregaron los sobornos por 10 millones de dólares para la obtención de obras y contratos millonarios. Pero lo más grave que que los tres directivos, dieron el primer soborno a Lozoya a principios de 2012, cuando era coordinador internacional de la campaña del entonces candidato, Enrique Peña Nieto. Con esta información, se ha comenzado a especular sobre el financiamiento de Odebrecht a la campaña de presidencial del hoy Jefe del Ejecutivo. Así lo detalla en El Universal, el periodista Salvador García Soto, quien escribe que ante estas declaraciones, “aquí surgen dos preguntas que complican aún más la enredada e impune trama de corrupción de Odebrecht en nuestro país: la primera, si el dinero que la petrolera brasileña entregó fue sólo pago de sobornos a un individuo o funcionario mexicano, como el caso de Lozoya, o si ese dinero fue para financiar la campaña presidencial de quien hoy gobierna en el país, lo que aumentaría la gravedad de ese escándalo de corrupción. Y la segunda pregunta sin respuesta lógica es por qué en los otros países de Latinoamérica, donde se comprobaron los pagos ilegales de Marcelo de Odebrecht y su compañía, ya hay personajes enjuiciados y presos […], mientras aquí en México […] no hay un solo político o funcionario encarcelado […]. ¿Quién protege al ex director de Pemex o a quién se benefició de al menos 4 millones de dólares en la campaña presidencial de 2012? […] cuando Lozoya se encuentra escondido e inaccesible, sus abogados insisten […]: ‘Si a Emilio Lozoya le acreditan que él recibió el dinero, está dispuesto a ir a la cárcel si es necesario. Pero no recibió[…]’, afirma Javier Coello Trejo en una entrevista a Rodríguez Reyna y Xanic. El mismo Meneses, en sus declaraciones ante los tribunales brasileños, donde narra cómo acordó los pagos con Lozoya y las fechas y montos de varias transferencias hechas a las cuentas que éste le proporcionó en las Islas Vírgenes, a nombre de Latin American Asia Capital Holding y Zecapan SA, afirma que no le consta cuál fue el último destino de ese dinero […]. En aquellos comentarios de Lozoya Austin a sus amigos, donde el ex Director de Pemex decía no haber recibido ‘ni un centav’” del dinero de Odebrecht, daba un nombre de quien, según él, había recibido al final esos recursos: Nuvia Mayorga, Secretaria de Finanzas del CEN del PRI en 2012 durante la campaña presidencial de Enrique Peña Nieto. ¿Hasta dónde llegaron entonces los sobornos de Odebrecht en México y quiénes se beneficiaron de esos millones de dólares ilegales? ¿Lo sabremos algún día?”.

El rechazo de Lozoya en cuanto a las acusaciones hechas en su contra, también es abordado en Milenio, donde el periodista Carlos Marín, escribe que: ” el ex Director de Odebrecht en México, Luis Alberto de Meneses, declaró ante la fiscalía brasileña que nueve meses antes de ser nombrado Director de Pemex, Emilio Lozoya comenzó a recibir un soborno que totalizó diez millones de dólares, pero que de marzo a noviembre de 2012, como para abrir boca, tuvo un anticipo de cuatro millones 100 mil dólares. Lozoya reaccionó. Dice que se trata de ‘una historia falsa, dolosa, inexistente de principio a fin’ y que, aun ‘suponiendo que hubiese alegatos en mi contra por parte de delincuentes confesos’, éstos ‘pueden decir lo que sea’, a cambio de que les reduzcan sus condenas. Como en el caso del futbolista Rafa Márquez y el cantante Julión, con lo que hay es imposible negar o dar crédito a tan graves imputaciones. Pero eso sí, no deja de sorprender que, en la lógica de O Globo y sus fuentes, a Odebrecht le saliera más ‘caro’ un Lozoya político probable futuro director de Pemex, que un popular pero “barato” ex Presidente de Brasil, señalado de recibir tristes cuatro millones 150 mil dólares, pese a que… ¡aspira volver a la Presidencia…!”

También en El Universal, su columna de trascendidos Bajo Reserva, aborda la actitud de Lozoya ante las acusaciones, y asegura que: Ni sus más cercanos ex colaboradores pudieron localizar ayer a Emilio Lozoya Austin. El ex director de Pemex fue mencionado por el ex director de la empresa brasileña Odebrecht, Luis Alberto de Meneses Weyll. No es cosa menor lo que, según el diario brasileño O Globo, dijo el ex ejecutivo de don Emilio quien, al parecer, no tuvo el interés de salir a dar la cara ante los señalamientos, sólo los negó vía Twitter. Según Meneses Weyll, la multinacional brasileña le dio sobornos a Lozoya por 10 millones de dólares desde 2012, es decir, aún sin ser director de Pemex, sino cuando era parte del equipo del entonces candidato presidencial Enrique Peña Nieto. Más adelante, según Meneses, se le habría dado un moche de 6 millones de dólares por la entrega de una obra de 115 millones de dólares en una refinería. Algunas preguntas surgen. ¿Tendrá la Procuraduría General de la República localizado a Lozoya? ¿Estará en el país? ¿Vendrá una historia como las que recientemente han vivido los priístas Javier Duarte, Roberto Borge o Tomás Yarrington? ¿Continuará la tradición de la extradición?.

Sacudida total
Durante la Asamblea Nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI), hubo varias sorpresas, al respecto en el Excélsior, su columna de trascendidos, Frentes Políticos, asegura que: “más que limpios salieron los priistas de la Asamblea Nacional. Por primera ocasión en los 88 años de historia, el PRI someterá a, al menos, diez mil aspirantes a puestos de elección popular a un examen de integridad y confianza, para cerrar al máximo las posibilidades de que incurran en actos de corrupción, en caso de ganar una elección, pero además, verificará que no pesen sobre ellos acusaciones de misoginia o violencia política contra las mujeres. Si la mitad de las pretensiones emanadas de las mesas temáticas se hacen realidad, estaremos ante un partido competitivo. Después de casi nueve décadas de existencia se quitan la polilla”.

En el diario Reforma, su columna de trascendidos Templo Mayor, asegura que “otra de las sorpresa fue que “tras asistir a la Asamblea Nacional del PRI en la Ciudad de México, varios tricolores de Jalisco regresaron a su tierra convencidos de que Aristóteles Sandoval… ¡ya se va! De ser cierto lo que se comentó con insistencia en el Palacio de los Deportes, el Gobernador jalisciense estaría dejando el cargo por ahí de octubre para incorporarse al Gobierno Federal. En este momento se mencionan dos posibles destinos para Ari: la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) o la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT). La idea de que tal vez se vaya a la SCT se fortalece por la debilidad política que afecta a Gerardo Ruiz Esparza tras el desastre del socavón. Además, Sandoval podría estar cerca de la terminación de una de las principales obras de su sexenio: la línea 3 del Tren Ligero. ‘Ora que si su destino resultara ser la Sedesol, habrá que estar hoy con los ojos muy abiertos, pues curiosamente está entre los invitados a los 25 años de la dependencia. Y con eso de que la ceremonia es en el Museo Nacional de Antropología, a ver si no sale con hueso”.

por su parte en el Excélsior, el periodista Jorge Fernández Menéndez, escribe que: “no hubo rupturas ni divisiones, nada en el Palacio de los Deportes pareció ser una reedición de la noche de los cuchillos largos. No sólo el PRI no tuvo la jornada aciaga que muchos auguraban, sino que salió fortalecido, incluyendo la dupla Enrique Ochoa-Claudia Ruiz Massieu, con un grupo sólido de posibles aspirantes a la candidatura presidencial y demostrando que en el 2018 será un competidor al que se debe tomar en cuenta. Es verdad que al partido en el gobierno le falta aún dar el paso más difícil: designar a su candidato presidencial, pero la Asamblea Nacional lo deja en buena posición para hacerlo y, habiendo abierto los candados, otorga también al Presidente Peña un abanico de opciones de las que no gozó ninguno de sus dos antecesores priistas […]. Con Peña […] tiene para elegir entre nombres que representan cosas diferentes, de acuerdo a cómo quiera el tricolor presentarse en las elecciones. La apertura de los candados ha dejado con enorme visibilidad a José Antonio Meade y muchos han interpretado que ese movimiento en los estatutos está destinado a postular al Secretario de Hacienda. Puede ser, pero también es una señal de que el PRI, no sólo en la búsqueda de la Presidencia, sino también de gubernaturas y muchos otros cargos de elección popular tiene y debe abrirse no sólo a sus militantes, sino a distintas expresiones de la sociedad. Si a finales de noviembre el Consejo Nacional del PRI se inclina por Meade será porque el partido y el Presidente Peña han apostado a esa opción: a la apertura, a conjugar el PRI con otras fuerzas y expresiones. Meade ha sido un ejemplar funcionario público en distintas administraciones y ha tenido muy buenos resultados en Hacienda, en éste y en el pasado sexenio, y representaría esa posibilidad. Con un agregado: mucho se ha hablado del margen de estabilidad que en el último cuarto de siglo le han dado al país los acuerdos entre el PRI y el Partido Acción Nacional (PAN). ¿Cuántos votos, sobre todo panistas y más aún si Margarita Zavala no es la candidata del blanquiazul podrían ir para Meade? ¿Por cuál otro aspirante priista estarían dispuestos a votar los no priistas?”

La PGR y Rafa Márquez
Luego de que el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos incluyera al futbolista mexicano Rafael Márquez en la lista de la OFAC, que advierte a estadunidenses que no pueden hacer transacciones con él por, supuestamente, ser prestabombres de un narco. El miércoles de la semana pasada, Rafael Márquez se presentó en la Procuraduría General de la República (PGR). Esta decisión del deportista es cuestionada en Milenio, por el periodista Carlos Puig, quien pregunta: “¿Por qué? No hay en Estados Unidos una acusación penal contra Márquez […]. ¿Por qué Márquez acudió a comparecer ante una institución que nada había dicho de él? Esa misma tarde, un comunicado que terminaba diciendo: ‘La investigación está en proceso’. ¿Cuál investigación? ¿Por cuáles probables delitos? En las horas posteriores al anuncio se supo que algunas empresas de Márquez habían recibido visitas de la PGR y que algunas de sus cuentas bancarias en México estaban siendo congeladas. Una vez más, ¿por qué? La Secretaría de Hacienda, oficialmente, respondía así: ‘México y Estados Unidos cuentan con mecanismos de cooperación que les permiten trabajar de manera coordinada en diversos ámbitos de inteligencia financiera. En apego al marco legal mexicano, la Secretaría de Hacienda de Hacienda y Crédito Público no revela ni comenta el contenido de ningún tipo de indagatoria que se lleva a cabo en éste y otros ámbitos’. Ayer, el abogado de Márquez dice en MILENIO que ‘se trata de una aclaración de naturaleza administrativa que haremos gustosos (…), inclusive el asunto no está en la Seido, no hay delincuencia organizada, no hay ni siquiera lavado de dinero. Hay que aclarar unas operaciones, punto’. El mismo abogado dice que no tienen notificación ninguna de parte de la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda. Una vez más pregunto: ¿por qué ante la PGR, que persigue delitos? Nadie tendría que ‘aclarar’ nada ante PGR si no hay acusación de por medio. ¿Hay acusación en México? ¿Y Julión? ¿Y sus empresas? ¿Esas no? El procedimiento del Departamento del Tesoro para incluir a alguien en la lista es oscuro y discrecional. La arrogancia del imperio, pues. Pero lo que está pasando en México con este caso no es muy diferente. Todo es muy raro”.

Cambio de estrategia
En Milenio, su columna de trascendidos Trascendió, asegura que “tanto Miguel Ángel Mancera como Salomón Chertorivski decidieron cambiar de estrategia y, en lugar de seguir peleando para que aumente el minisalario, ahora van con todo a fin de desaparecer la Comisión Nacional de Salarios Mínimos, a la cual culpan de que tengamos el ingreso más bajo del continente. Mediante cartas firmadas de puño y letra, Mancera le pide a cada coordinador parlamentario en la Cámara de Diputados que reciba a su escudero en esta batalla, Chertorivski, para que fundamente el porqué piden que desaparezca la obstruccionista Conasami”.

Corrupción
La corrupción en México se ha vuelto uno de los principales problemas, junto con la seguridad, esto de acuerdo con los ciudadanos que a diario son víctimas de ambos. Al respecto en El Universal, su Editorial, asegura que: “la corrupción es el segundo problema que más preocupa a los mexicanos […]; el primero es la inseguridad, de acuerdo con datos del Inegi […]. El Índice de Percepción de la Corrupción 2016, que realiza Transparencia Internacional, colocó a México en el sitio 123, luego de que un año antes lo había situado en el lugar 95, tras evaluar a más de 170 naciones. Entre los países que conforman la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), el último puesto es para México. La sociedad civil comenzó una cruzada para combatir el problema, que fue clave para la puesta en marcha del Sistema Nacional Anticorrupción. Aunque la operación de ese esquema se encuentra en su fase inicial y su conformación no está completada, es la apuesta para que se dé un cambio en la incidencia de casos. Desafortunadamente la corrupción […] es un flagelo que enfrenta la ciudadanía en su vida cotidiana. Según el Inegi, la población, también percibe corrupción en el contacto con autoridades de seguridad pública, al realizar trámites ante el ministerio público o para abrir una empresa, así como en juzgados o tribunales […]. Con seguridad el problema de funcionarios corruptos nunca estará en nivel cero, pero el país tampoco puede permitirse registrar los elevados niveles de la actualidad. Mientras los programas de prevención empiezan a rendir frutos, la opción para el país es aplicar de manera contundente la ley con sanciones a aquellos que se valieron de su cargo público para robar los recursos de ciudadanos. La impunidad no hará más que alentar el problema […]. La lucha contra la opacidad en el uso del dinero público tomará tiempo y significará vencer fuertes resistencias. La crítica y exigencia de grupos civiles tendrá que ser un acicate indispensable, si se quieren ver resultados con prontitud”.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s